Café Irlandés

como preparar cafe irlandes en casa - café al gusto

Irish Coffee. (airish cafi). Café irlandés. Una de las recetas cafeteras más famosas, más populares y más disfrutadas en todo el mundo. Pero también una de las más estropeadas por técnicas equivocadas, o por multitud de fórmulas que no tiene que ver nada con la original. Y que no le hacen ningún favor a esta delicia, no apta para menores..

El café irlandés es especialmente deseado en los días de gélido invierno en los que apetece quedarse en casa y disfrutar de buena compañía y un cálido brebaje como este. La combinación de un buen café, la cremosidad de una nata suave, y el punto alcohólico del whisky irlandés. ¿Quieres aprender a hacer un café irlandés auténtico? Sigue nuestra guía y lo verás hecho realidad.

como preparar cafe irlandes en casa

Auténtico Café irlandés: Los orígenes

Como ocurre con tantas otras recetas de cócteles, la historia de quien inventó el Café Irlandés se esconde tras décadas de niebla y leyenda. No existe un inventor oficial, aunque teniendo al whiskey irlandés como protagonista, seguro que sus orígenes están relacionados con la maravillosa isla de Eire (Irlanda en lengua gaélica). 

La versión más aceptada es que fue un barman de un aeropuerto local en Irlanda de nombre Joe Sheridan el primero que la puso en circulación. Se cuenta que comenzó a añadir unos chorritos del rico whiskey local a los cafés que servía a los pasajeros que llegaban helados a la terminal en los días de crudo invierno.  Menudo regalo el sorber ese café caliente y encontrarse en el fondo con esa sorpresa irlandesa para calentarse. Uau..

Otra versión cuenta que fue un soldado irlandés durante la II Guerra Mundial el que lo creó, para ayudar a sus compañeros de trinchera a soportar las frías noches de guardia. Sea como fuese, lo cierto que a finales de los años 40 esta nueva receta comenzó a servirse en algunos bares y cafeterías de San Francisco y Nueva York, a donde llegó seguramente de la mano de alguno de estos irlandeses.

Café Irlandés: Receta Original

Recetas hay muchas, y no es nuestro objetivo el explicarlas todas ni entrar en discusión sobre ellas. Cada uno de vosotr@s tendréis vuestra favorita, que seguro os llenará de placer. La que os presentamos aquí está basada en la receta original, con las aportaciones de algunos de los mejores barmans y baristas del planeta. Una receta sencilla que podéis hacer en casa, pero que requiere seguir unos pasos que creemos esenciales para que el resultado os salga excelente. 

Porque seamos sinceros, no todo lo que se sirve por ahí – incluso en bares y cafeterías “expertas” – es un cóctel de café irlandés. No es algo tan simple como añadir un trago de whisky cualquiera a una taza de café y servirlo con un chorro de nata. Se trata de una receta cuidadosamente planeada, que necesita de tanta atención como un cappuccino o un buen café solo. Dicho esto, veréis lo sencilla que es si seguís esta guía. 

Descubriréis por qué este clásico es considerado uno de los mejores cócteles de todos los tiempos. Una taza humeante de dulce bondad que os apetecerá tomar en una noche fría y compartir y disfrutar en buena compañía. 

Los Ingredientes del Café irlandés 

A la hora de preparar la receta original hemos tratado de utilizar los siguientes ingredientes originales:  

Café de calidad 

No café instantáneo. Preparado con máquina espresso, con cafetera italiana, o filtrado. Que tenga color y sabor, no recomendamos café americano. 

Azúcar moreno. 

También se puede usar otro tipo de azúcar, pero el moreno – auténtico – le aporta un dulzor especial que combina muy bien con el whiskey. 

Nata para montar lo más natural posible

Se puede utilizar “de bote”, pero si podéis utilizarla natural o la podéis montar vosotr@s, mejor. 

Whiskey Irlandés

Whiskey de Irlanda. (se escribe con ey, no whisky). Por supuesto. Mezcla o Single. El más conocido, económico y fácil de encontrar es Jameson. Otras marcas irlandesas: Bushmills, Black Bush. Si no disponemos de whisky irlandés, la alternativa es un bourbon, el whiskey estadounidense, más parecido al irlandés que el whisky escocés.  

 

Lista de Ingredientes:

  • 3 cucharadas completas de nata batida. 
  • 2 cucharadas de azúcar moreno.
  • 30 ml de Whiskey Irlandés (poco más de medio vaso de chupito)
  • Una taza grande de café caliente. 
  • Nuez moscada molida al gusto. También vale cacao en polvo o canela. 

Materiales

  • Copa o vaso de vidrio (con asa mejor). Existe una copa especialmente alargada y robusta para preparar esta receta. 
  • Cucharilla de metal

Café Irlandés: Paso a Paso

  • Tiempo de cocción del café: 5 minutos
  • Tiempo de montado: 1 minutos
  • Tiempo total: 6-7 minutos

 Instrucciones

1 / Llenar la copa o vaso con taza con agua caliente. Así la precalentamos antes de verter el café.

2 / Mientras se prepara el café, bate ligeramente la nata a mano o con un batidor. El resultado es una crema batida pero aún fluida. Si bates demasiado o usas nata de bote, la nata no se deslizará suavemente sobre el café, quedará como un pegote. 

3 / Una vez que el café esté listo, vacía el agua de la copa precalentada.

4 / Añade el azúcar y todo el whiskey. Añade la mitad del café y remueve suavemente con la cuchara hasta que el azúcar se disuelva completamente.

5 / Llena el vaso con el resto del café caliente, dejando unos 2 cm libres en la parte superior. 

6 / Vierte lentamente la crema fría sobre la parte posterior de la cucharilla refrigerada, para que la crema caiga suavemente y descanse en la parte superior del café sin hundirse dentro. Al final tiene que haber dos capas: café con whiskey + nata. 

7 / Espolvorear con nuez moscada rallada, cacao o canela al gusto. (opcional).

8 / No revuelvas la copa con la cuchara. Sirve inmediatamente. 

Opcional (para el 10):

  1. Busca un asiento acogedor junto a un fuego cálido en un día de invierno. En buena compañía aún mejor. 
  2.  Siéntate y relájate mientras la crema fría se mezcla con el cálido whisky irlandés y el café caliente. Disfruta del momento. 

Variaciones de la receta original

La que te apetezca 🙂



Preguntas Frecuentes sobre el Café Irlandés

¿Qué tipo de café utilizo? ¿Cuál es el mejor? 

La bueno de este cóctel es que el café a usar se puede preparar de maneras diferentes. Lo importante es que no sea café instantáneo. Debe ser café oscuro, y puede prepararse con cafetera italiana, goteo, prensa francesa o en máquina expreso por supuesto. Lo más importante es que esté bien caliente. El calor intenso es parte de lo que mantiene la crema fría flotando en la parte superior. 

¿Puedo usar otro tipo de azúcar?

El azúcar moreno añade un gran sabor a melaza caramelizada, así que lo recomiendo. Pero si no dispones de ella, usa la que tengas a mano. No te pases con la cantidad de azúcar. Es un cóctel caliente, no un pastel. 

¿Puedo usar un licor diferente?

Si tu intención es seguir siendo tradicional, el whiskey irlandés es el camino a seguir. Hay muchas marcas disponibles. Sino, el más parecido es el bourbon. Puedes intentarlo con otros licores como un buen ron o whisky escocés. 

¿Puedo usar nata batida prefabricada?

El Café Irlandés es tan sabroso porque la nata “flota” en la parte superior del café. La nata debe estar ligeramente montada, pero también fluida. Muchas natas prefabricadas o “de bote” son demasiado espesas, y no se consigue ese efecto de nata espesa pero fluida. Si solo tienes nata de bote, intenta batirla antes en un vaso para que se vuelva más líquida. 

¿Se puede flambear el whiskey antes de mezclarlo con el café?

Cuando flambeas un licor estás ”quemando” el alcohol que forma parte del licor. Le aporta dulzura, pero bajas el contenido alcóholico, y queda más suave pero sin fuerza. Prueba. Pero con cuidado, el flambeado requiere precisión. 

¿Se puede usar café instantáneo?

Para gustos, los colores, pero un instantáneo no tiene la fuerza y aroma del auténtico café. Si no tienes espresso, el de la cafetera italiana de casa es muy bueno. 


IMPORTANTE: Esta es una receta que contiene algo de alcohol, de modo que menores de edad: abstenerse. Y los adultos, recomendamos siempre beber alcohol con moderación.